Tenemos mucho en juego

La última encuesta del Ministerio de Sanidad sobre alcohol y otras drogas en España apunta a que el 6,7% de la población de 15 a 64 años ha jugado con dinero en apuestas online durante el último año, lo que supone el doble de lo que se registró en 2017/2018. Esto se torna preocupante si tenemos en cuenta el porcentaje de jóvenes que confiesa practicar este tipo de ocio habitualmente, un 11%.

El confinamiento domiciliario tras el estado de alarma provocó un aumento en las apuestas online. El uso de la tecnología aumentó y la
necesidad de distraerse y probar cosas nuevas llevó a mucha gente a realizar sus primeras apuestas. En 2020 el número de usuarios de
juegos online en España creció más de un 8%, alcanzando la cifra de 1.481.807 personas. Asimismo, con un total de 351.439 jugadores nuevos.

¿Y quiénes son principales afectados? Nuestros jóvenes. El fácil acceso a la tecnología les permite realizar apuestas en solitario y obtener
recompensas inmediatas, dos factores que influyen a la hora de volverse dependientes. Una encuesta realizada por el Observatorio Español
de las Drogas y las Adicciones apunta a que el 5,5% de las personas que dijeron haber jugado presencialmente u online durante el 2020
presentan un potencial juego patológico. En estos casos ya estaríamos hablando de un problema de salud reconocido por la propia
Organización Mundial de la Salud ya que se trata de una enfermedad o trastorno que causa estragos en la vida personal de quien lo
padece.

Los problemas con el juego o las nuevas tecnologías son una de las adicciones sin sustancia que más afectan a la vida de aquellos que se
encuentra atrapados en estas «jaulas invisibles». Las características clínicas de estas adicciones son similares a las que sufren aquellos que
padecen adicciones con sustancias.

El mal uso de la tecnología puede incidir directamente en el agravamiento de este problema. Su difusión es mucho mayor y ha provocado
que sea accesible a cualquier persona con un smartphone en el bolsillo, incluyendo los menores de edad. Presencialmente es más
complicado que puedan apostar, pero a través de internet se vuelve más difícil verificar la edad de la persona que está al otro lado de la
pantalla. 

Esta adicción, como cualquier otra, repercute en toda la familia y la lucha debe ser conjunta. El núcleo familiar es uno de los pilares para la
recuperación del joven, por lo que es necesario que se impliquen en el proceso de mejora.

CONCAPA está preparando una nueva acción para incluir a todos los miembros de las familias en la concienciación de esta adicción. Estad atentos a todas las novedades.

 

Si te gustó, ¡compártelo!

 

Las últimas entrevistas de CONCAPA

CONCAPA se une a la nueva edición del Concurso Escolar del Grupo Social ONCE
4º EDICIÓN PIDE 2021-2022
Duro golpe a la escolarización en la Educación Infantil
Menú